El circuito de agilidad de la Policía Nacional

El circuito de agilidad de la Policía Nacional

El circuito de agilidad de la Policía Nacional es la primera de las tres pruebas físicas que realizarás el día del examen. Se trata del ejercicio más técnico, más veloz, y en el que un mínimo fallo puede significar un descenso considerable en la nota, por lo que debes tomártelo muy en serio.

¿De qué se compone el circuito del CNP?

  • Aceleraciones: Puntos en los que tenemos que esprintar al máximo de nuestras capacidades.
  • Deceleraciones: Tenemos que frenar la velocidad conseguida para cambiar de dirección o realizar un pasaje de valla.
  • Cambios de dirección: Debemos correr con cambios de dirección, lo que no es nada fácil. Aquí sale a flote nuestra buena técnica.
  • Pasos de valla: consiste en tres pasos: por debajo girando, por arriba girando y de frente. Una prueba muy técnica.

Aspectos a entrenar en el circuito de agilidad

Algunos de los ejercicios que te vendrá muy bien para conseguir realizar las pruebas sin problemas son:

  • Aceleraciones: tanto de pie como tumbado, y se pueden realizar tanto a la salida, como a la subida después de pasar la primera valla.
  • Deceleraciones: con ello aprenderás a controlar la inercia.
  • Cambios de dirección: reforzarás el aprendizaje de cómo inclinarte hacia el giro sin perder velocidad.
  • Cambios de sentido: muy importante para colocar tu cuerpo para los dos primeros pasajes de valla.

Como ves, estos ejercicios se realizan de manera explosiva, lo que quiere decir que se necesitan de un calentamiento exigente y un descanso completo entre cada una de las repeticiones.

En nuestro Centro de Estudios GESI, te preparamos para las Oposiciones al Cuerpo Nacional de Policía. Disponemos de diferentes niveles para que estudies a tu ritmo y contamos con grandes profesionales que te ayudarán en todo lo que necesites para sacar tu plaza y conseguir el trabajo que siempre quisiste.

Técnicas para estudiar leyes de manera eficaz

Técnicas para estudiar leyes de manera eficaz

Hoy queremos darte algunas técnicas que te serán de mucha utilidad si estás estudiando leyes y no consigues memorizarlas como quisieras. Da igual al Cuerpo que te presentes, porque en todos los procesos, antes o después, tendrás que memorizar alguna ley o parte de ella.

La memorización no deja de ser una forma de estudiar leyes algo diferente a lo que has estado haciendo hasta ahora y necesita esfuerzo, dedicación, y constancia para retener todos los conocimientos a largo plazo.

Como para todo en la vida, es imprescindible crear y mantener buenos hábitos durante todo el proceso, donde el descanso y la buena alimentación son fundamentales, ya que ayudarán a tener una buena higiene mental. De lo contrario, todo esfuerzo que hagas será en vano.

Técnicas y consejos

Realiza una lectura comprensiva

Ten calma y lleva a cabo una buena lectura comprensiva del texto jurídico y busca todos los términos que necesites en el diccionario en mano. Al igual que con otro tipo de contenido, subraya las ideas principales y secundarias, haz anotaciones, y por supuesto, invierte el tiempo que sea necesario.

Utiliza técnicas mnemotécnicas

Estas técnicas te permiten compilar y hacer asociación de ideas, que ayudan a recordar detalles que se nos resisten durante el estudio. Algunas de las más usadas son:

Asociaciones

Con las asociaciones asignamos recuerdos sencillos que ya tenemos con otros nuevos y más complicados, como por ejemplo, asociar la fecha de una ley con el cumpleaños de un ser querido.

También podemos recurrir a palabras clave, en cuyo caso la asociación se hará vinculando una frase con una palabra conocida.

Acrónimos y acrósticos

Los acrónimos se emplean para memorizar frases o párrafos cortos, utilizando la primera letra de las palabras que los componen, formando otra nueva con la que podamos desarrollar una frase completa.

En cuanto a los acrósticos, dan lugar a una palabra que tiene sentido para nosotros, formada por la primera o dos primeras letras de varias palabras incluidas en un texto.

Crea historias

Para crear historias, deberás coger palabras clave del contenido que quieras memorizar y formar con ellas tu propia historia.

Lo que nunca falla

Además de lo anterior, hay cuatro técnicas que nunca fallan cuando se trata de estudiar leyes: repasar, repetir, practicar, y hacer esquemas y mapas.

El repaso siempre será obligatorio en cualquier contenido estudiado y es fundamental que crees anclajes fuertes entre las ideas que vamos aprendiendo y las que ya teníamos.Y para ello, lo mejor es la repetición para fijar las ideas.

También, algo muy efectivo es hacer esquemas y mapas conceptuales para establecer relaciones entre los contenidos, ya que favorecen su comprensión al máximo.

Por último, práctica, aplica los conocimientos que has aprendido, ya que cuanto mayor sea el sentido práctico que le des, mayor será la memorización. Realiza test, cuestionarios, haz simulacros de examen, o pon a prueba todo tu conocimiento deconstruyendo la norma en cuestión.

¿Utilizas el método Leitner para memorizar?

¿Utilizas el método Leitner para memorizar?

Si te estás preparando unas oposiciones, tal vez hayas oído hablar del método Leitner, que está relacionado con el estudio de flashcards, o tarjetas de memoria. Estas tarjetas son de gran ayuda, ya que por un lado tiene la pregunta y por el otro la respuesta.

Funcionamiento del método Leitner

El método Leitner es una técnica de estudio, que se basa en la utilización de las tarjetas de memoria para ayudar en el repaso y asimilación de los contenidos estudiados.
Gracias a este método, dominarás el contenido que hayas estudiado, además de aumentar tu motivación y confianza en torno a tu trabajo de estudio.

Si quieres emplear este método, utiliza varias cajas (lo más habitual son 4 o 5) para indicar la periodicidad con que vas a repasar el contenido. Aunque esta temporalidad dependerá las necesidades y organización de cada persona, te sugerimos que uses una caja para el repaso diario, otra para el semanal, otra quincenal, mensual, etc.

Cada vez que aciertes una respuesta, la tarjeta irá a la caja del repaso semanal o superior, mientras que si fallas, la tarjeta volverá a la caja de repaso diario. Te lo explicamos un poco mejor a continuación.

El paso a paso de las tarjetas de memoria

Antes de empezar, deberás haber estudiado el tema al completo, ya que este método es solo un repaso a un tema o bloque finalizado.

Podrás usar varias líneas de caja para diferentes bloques o temas dependiendo del tamaño de cada tema. Así, por ejemplo, podrás utilizar 4 o 5 cajas para bloques grandes mientras que 3 cajas para bloques pequeños.

Aclarado este punto, vamos a ver cómo se hace.

Organiza las cajas

Si tomamos de referencia que vamos a organizar el repaso en 4 cajas, quedarían de la siguiente manera:

  • Caja 1: Repaso diario.
  • Caja 2: Repaso semanal.
  • Caja 3: Repaso quincenal.
  • Caja 4: repaso mensual.

La organización la decides tú, podrás establecerla de esta forma, según sesiones de estudio, bloques y vueltas que hayas fijado, o dependiendo de la organización que sigas.

Crea las tarjetas

Por regla general, las tarjetas de memoria se utilizan para repasar conceptos e ideas breves, utilizando preguntas sobre aquello que queremos recordar. Mientras más preguntas hagas sobre un concepto, mayor será tú dominio.

Para que te sea más cómodo, lo mejor es que cuando termines un bloque, prepares las tarjetas.

Una vez que hayas completado toda la serie de tarjetas que formarán parte de esta primera línea, colócalas en la primera caja.

Empieza el repaso

Todas las tarjetas que están en la caja 1, las de repaso diario, debes estudiarlas y memorizarlas. Por lo tanto, en esta primera ronda no se moverán de ahí.

Al seguir en la caja 1 de repaso diario, al día siguiente volverás a por ellas y podrás colocarlas en la segunda caja si has acertado. Así, cada pregunta acertada o concepto que te sepas, pasará a la caja 2 y, por tanto, no será repasado hasta la siguiente semana. Las tarjetas falladas se quedarán en la caja 1.

Si te has dado cuenta, tienes una doble tarea: un repaso diario para las tarjetas de la caja 1, y un repaso semanal para las de la caja 2.

Así, seguirás el patrón establecido: si aciertas, las tarjetas avanzan y si fallas, se mantienen. Mientras que con las tarjetas de la caja 2, podrás seguir hasta la caja 3 si aciertas, y retroceder hacia la 1 si te equivocas.

Las tarjetas de la caja 3 no se repasarán hasta dentro de dos semanas y, en consecuencia, añadimos una tercera tarea (repaso diario, semanal y quincenal).

Por último, al responder correctamente las preguntas de la tercera caja, éstas se añadirán a la cuarta y última (y sólo se repasarán una vez al mes). En caso de fallo, siempre vuelven a la primera caja, nunca a la inmediatamente anterior.

Tendrás que continuar así hasta que todas las tarjetas estén reunidas en la última caja.

Consejos para que el estudio sea más efectivo

Consejos para que el estudio sea más efectivo

¿Sabes cómo pueden ayudarte las guías de estudio o autoestudio? Desde nuestro Centro de Estudios GESI te las recomendamos 100%, ya que son un instrumento muy útil para repasar, profundizar y conectar todo el contenido que hayamos estudiado.

Este tipo de herramienta no es una de las más conocidas seguramente en el mundo opositor, ya que cuando comenzamos a estudiar nos enseñan a ver cada tema del programa como algo totalmente individual. Además, las guías de estudio tradicionales están pensadas para que se hagan tema a tema, lo cual en nuestro caso carece de sentido.

Por ello, hoy aprovechamos este post para enseñarte a elaborar tu propia guía de estudios.

¿Qué es una guía de estudio?

La guía de estudio es un cuaderno donde indicamos qué hacer con los temas, cómo relacionarlos y qué objetivo hay que cumplir con cada uno de ellos. Ahí está condensada toda la información que nos interesa sobre ciertos temas de la oposición.

Este tipo de herramientas es especialmente útil si decides organizar el temario mediante el sistema de bloques. Así podrás tener una guía para cada uno de ellos, relacionando y comprendiendo el contenido tanto individual, como globalmente.

¿Qué incluye una guía de estudios?

Por regla general, una guía de estudios se compone, además de los temas en cuestión, de todos aquellos elementos que hayamos hecho para facilitar su estudio. Es decir, también contiene los resúmenes, esquemas, o mapas conceptuales.

Por otro lado, algo importante que podemos incluir y que resulta muy útil, es una batería de preguntas que nos ayuden a reflexionar sobre lo estudiado, y sobre si hemos logrado nuestro objetivo de aprendizaje. Así, por ejemplo, tendríamos:

  • El tema: donde están incluidos todos temas de estudio, con las ideas principales y secundarias.
  • Resumen: el resumen es la segunda parte de la guía de estudio, donde está condensado lo más importante del tema.
  • Batería de preguntas: basándonos en las ideas claves que hemos extraído del tema y que, por tanto, hemos reflejado en el resumen, crearemos una batería de preguntas.
    Éstas, pueden tratar bien del contenido del tema, o de cuestiones que te hayan surgido durante su estudio: si está relacionado con otro tema, qué dice esa normativa, cuál fue ese hecho determinante al que se hace referencia, etc.
  • Mapas conceptuales y esquemas: con los que ampliamos y fijamos todo lo aprendido anteriormente: tanto el estudio del tema, como la reflexión llevada a cabo con la batería de preguntas.

Terminada la guía de estudio, ésta se convierte en el mejor y más completo instrumento que tendrás para hacer tus repasos.

Recuerda que para que una guía de estudios sea efectiva, es necesario que todos los materiales sean tuyos, basados en tu organización, tu forma de entender y de estudiar.

Relájate con estas técnicas para opositar mejor

Relájate con estas técnicas para oposita mejor

Los finales y comienzos de año suelen ser épocas más improductivas de estudio porque nos distraemos con facilidad y no aprovechamos del todo las horas de estudio. Además, también notamos como el estrés y la ansiedad del estudio van pasando factura.

A pesar de que el estrés lo hemos normalizado, puede tener consecuencias perjudiciales tanto a nivel productivo, como de salud. Por lo que queremos aprovechar este post para darte algunas técnicas de relajación muy sencillas, para que consigas tener una atención más plena y digas adiós al estrés.

Respiración diafragmática

En esta técnica utilizaremos el diafragma para practicar una respiración plena y consciente, muy útil en momentos puntuales donde notemos que nuestros ritmos se aceleran debido a la ansiedad, el estrés, o simplemente por el agotamiento de tantas horas de estudio.

Cuando ralentizamos la respiración y es más profunda, conseguimos grandes beneficios como la disminución del ritmo cardiaco y del nerviosismo, así como un aumento favorable del oxígeno en sangre y la reducción de la tensión muscular.

Para hacer una respiración diafragmática:

  • Siéntate en una posición recta pero relajada, sin cruzar las piernas y cierra los ojos.
  • Pon una mano en el pecho y otra debajo en el abdomen.
  • Comienza las respiraciones muy despacio; inhala por la nariz, y exhala por la boca.
  • Céntrate, a través de tus manos, en cómo suben y bajan tu pecho y abdomen.
  • Pasados unos minutos, notarás cómo comienzas a relajarte y poco a poco dominarás estas respiraciones hasta que las realices de forma automática.

Relajación muscular progresiva

Es una técnica basada en la repetición de movimientos que tensan y relajan un grupo específico de músculos, una y otra vez. Es de las más completas, y por eso está especialmente recomendada al finalizar el estudio, e incluso antes de ir a dormir.

Es importante tener en cuenta que si al realizar la tensión y relajación continuada de los músculos, éstos se sienten molestos, deberás abandonar la práctica.

Los pasos que deberás seguir son:

  • Siéntate con los ojos cerrados y utiliza la técnica de respiración diafragmática.
  • Presta atención a los músculos de la cara: tensa y relaja los músculos siguiendo el orden «frente, ojos y mandíbula». Cada fase, tanto de tensión como de relajación, durará unos 10 segundos aproximadamente.
  • Después, harás lo mismo con el grupo de músculos «cuello, hombros, brazos y manos».
  • Para terminar, tensa y relaja el vientre, los glúteos y las piernas.

Piensa en positivo

Es otra de las técnicas que puedes usar al acabar tu día de estudio y, además puede servirte como recompensa al esfuerzo realizado. Se basa en el control positivo de nuestros pensamientos para generar una emoción positiva y una mayor confianza.

Cuando tenemos ansiedad, es muy difícil tener pensamientos positivos, por lo que hay que controlar este aspecto. Con esta técnica, invertimos los pensamientos negativos y llenaremos nuestra imaginación de escenas agradables con el mejor de los resultados.

Y es que, ten en cuenta de que si vas a inventarte cosas sobre lo que va a pasar en la oposición, ¿por qué no pensar en positivo? Si no desvías la atención de la mente sobre los pensamientos negativos, éstos crecerán y acabarás por creerlos.

Para comenzar con esta técnica:

  • Al igual que en las técnicas anteriores, siéntate y realiza algunos minutos de respiración diafragmática.
  • Una vez que te notes relajado, túmbate boca arriba, con pies y manos ligeramente separados del cuerpo y estirados.
  • Ahora, desecha por completo los pensamientos negativos y crea unos nuevos en positivo, anulando aquellos que te llevan atormentando durante todo el día.
  • Si no quieres pensar en las oposiciones, imagina cómo será tu vida cuando tengas tu plaza, dónde vivirás, qué coche tendrás o cómo será tu calidad de vida, y hazlo con todo lujo de detalles.

Es normal que al principio te cueste dominar esta técnica y sientas un poco de ansiedad, pero ten presente que todo es cuestión de práctica y paciencia, así que no tires la toalla.

Aprueba los psicotécnicos de la Policía Nacional con estos consejos

Aprueba los psicotécnicos de la Policía Nacional con estos consejos

Si el mes pasado te hablábamos sobre los test psicotécnicos y cómo prepararlos, hoy queremos ofrecerte 10 consejos para que puedas aprobarlos y sacarte tu plaza de Policía Nacional. En Centro de Estudio GESI te ayudamos a conseguir tu plaza.

  • Practica estos ejercicios de forma habitual. Debes familiarizarte con este tipo de test para ir cogiendo soltura e insistir sobre todo en aquellos en los que saques peor resultado. La práctica es lo que te dará mejores resultados.
  • Trabaja tu autoestima y los mensajes de refuerzo para llegar al examen con mayor seguridad, confianza y tranquilidad. Debes confiar en ti y pensar que la plaza ya es tuya.
  • Descansa y relájate antes del examen, porque trabajar hasta el último momento sólo te aportará más nervios y tu cerebro llegará más cansado y funcionará con mayor lentitud. Este descanso contribuirá a regenerar tu capacidad de atención y de comprensión. Piensa que este descanso es parte del entrenamiento y cuida también la alimentación, evita comidas copiosas o bebidas estimulantes el día previo a la prueba.
  • Presta atención a las instrucciones del tribunal, mantén la calma y concéntrate al máximo.
    Una regla primordial es que, antes de empezar, leas detenidamente las instrucciones del test y te asegures de comprenderlas. Lee cada pregunta con atención y responde con calma. Prioriza aquellas preguntas que mejor te sepas y deja para el final las que no estés tan seguro.
  • Echa un vistazo rápido a todo el psicotécnico justo al empezar el test. Te harás una idea aproximada del contenido, complejidad y si te parece más largo o más corto de lo que esperabas.
  • Contesta con agilidad pero sobre todo con seguridad. No te pongas nervioso si comienzas a saltarte muchas preguntas, lo prioritario es contestar la mayor cantidad de preguntas de manera correcta.
  • Procura no atascarte en una pregunta y que pueda bloquear tu mente. Cuando avanzas a una nueva pregunta la anterior no debe distraerte y toda tu concentración debe ir dirigida a esta nueva.
  • Cuando sientas que no tienes seguridad en una pregunta, déjala y continúa con la siguiente. En los psicotécnicos cuentas con muy poco margen para poder jugarte una respuesta entre dos opciones.
  • Y por último, rellena bien la hoja de respuesta, parece algo obvio, pero hay muchos opositores que sus nervios le juegan una mala pasada y no rellenan bien las casillas y acaban suspendiendo.

Test psicotécnicos, cómo prepararlos

Test psicotécnicos, cómo prepararlos

Hoy queremos hablarte de una de las pruebas más complejas que tienen que superar nuestros opositores, los test psicotécnicos. Estos test evaluarán las capacidades y aptitudes intelectuales y profesionales de distinto modo, como el cálculo mental, la memoria verbal y visual o la visión espacial, donde la capacidad para gestionar el estrés se lleva al límite.

Como sabrás, practicar con exámenes anteriores, de promoción interna o de acceso a las diferentes especialidades, es muy útil para probar tu nivel y adquirir competencias. Así irás cogiendo soltura, bajando los tiempos en la resolución de los problemas y reduciendo el estrés que genera hacer este tipo de prueba.

Para acceder a la Policía Nacional, ya sea a través de la Escala Básica como Escala Ejecutiva, o para ascender por promoción interna, hay que realizar un test psicotécnico, como por ejemplo:

  • Cálculo numérico (agilidad numérica, cálculo, serie de números)
  • Razonamiento abstracto (serie de figuras, figuras no relacionadas, analogías)
  • Aptitudes administrativas (detección de errores, matrices de figuras)
  • Razonamiento numérico (series de números, sucesiones)
  • Capacidades verbales (sinónimos, antónimos, ortografía, letras)

Trabaja la memoria

Puedes comenzar a trabajar con casilleros de memorización y asociaciones, son métodos que te ayudan a memorizar mucho más rápido, aunque cuentan con una pronunciada curva de aprendizaje. Lo mejor es que los recursos que obtienes al interiorizar estas técnicas te ayudará con el estudio de la oposición y serás más eficiente a la hora de retener datos.

Trabaja la memoria como si fuera otra parte más del cuerpo, como cuando vas a al gimnasio y apóyate en la lectura para mejorarla también, con el libro «Desarrolla una mente maravillosa» de Ramón Campayo. Aquí encontrarás una parte dedicada a la preparación emocional, a la lectura rápida además de las propias técnicas de memorización.

Potencia el cálculo

Debes mantener tu cerebro en forma realizando actividades de cálculo mental de forma diaria. Este entrenamiento hará avanzar exponencialmente tu capacidad para realizar operaciones sin necesidad de un papel o de una calculadora. Todas las operaciones que hagas directamente en tu cerebro te harán ganar un tiempo valiosísimo.

Resuelve problemas

En las pruebas pueden aparecer psicotécnicos específicos de problemas pero normalmente apuestan por problemas matemáticos dentro de los test tipo ómnibus.

A priori pueden parecer muy complejos, pero pueden tener una solución fácil si contamos con una explicación sencilla. En Internet hay mucho material, así que te aconsejamos que practiques.

Factores a tener en cuenta para elegir destino tras aprobar tus oposiciones

Factores a tener en cuenta para elegir destino tras aprobar tus oposiciones

Cuando nos preparamos unas oposiciones, una de las dudas y temores que más nos asaltan, y que es inevitable, es pensar dónde nos mandarán al conseguir la plaza, ese momento de elegir destino tras las oposiciones.

Y es que, las oposiciones son una carrera de fondo, pero cuando hablamos de los destinos lo es aún más, ya que sin saber cuándo aprobaremos, tenemos que elegir año tras año donde asentarnos laboralmente y, en consecuencia, dónde establecer la residencia. Por eso, la elección de destino no es algo a decidir a la ligera, sino que hay que meditar con calma.

Así que hoy queremos ayudarte un poco en este sentido, para que puedas tomar una decisión con más fundamento y seguridad.

Cómo actúa la Administración para asignar destinos

Cada Cuerpo se comporta de manera diferente a la hora de ofrecer los destinos, pero a grandes rasgos, podemos encontrar lo siguiente:

Los destinos

Por regla general, se conocen cuando se publican las bases de la oposición, pero si no es así, se publicarán al terminar el proceso selectivo. Para las oposiciones de ámbito estatal, lo habitual es que haya un listado con las plazas distribuidas por Comunidades Autónomas, provincias, localidades, e incluso por unidades administrativas.

En el caso de las oposiciones de ámbito local, por ejemplo de los Ayuntamientos, suelen verse asignadas a las diferentes unidades.

No obstante, siempre hay que estar pendientes de las publicaciones.

La puntuación

La suma total de calificaciones obtenidas por el candidato es lo que determina el orden en que los aspirantes van a elegir destino. Hay que tener en cuenta que si se trata de un proceso de oposición, tan solo hay que considerar la nota de examen.

Pero si por el contrario nos encontramos ante un concurso – oposición, los méritos presentados también cuentan, así que no debemos olvidar presentarlos cuando aprobemos.

La lista de aprobados

Tras terminar el procedimiento y sumar todas las puntuaciones de la fase de concurso, se publicará la lista oficial de aprobados. De esta manera, te puedes hacer una ligera idea de si te asignarán el primer destino elegido, o el último. Y es que, a mejor nota, más posibilidades de trabajar en el lugar que quieres.

La elección del destino después de aprobar las oposiciones

Como norma general, puedes elegir un máximo de 50 destinos, y esta elección no puede modificarse una vez ha sido entregada a la autoridad competente. Y si quieres cambiar el destino cuando hayas empezado a trabajar, debes esperar al menos dos años para poder solicitarlo.

Ten en cuenta cuántas plazas hay en cada lugar o unidad que haya publicado la Administración. Te recomendamos que seas realista y sopeses las probabilidades que tienes, en función de la nota, de conseguir tu primera elección de destino.

Por otro lado, es muy habitual que dependiendo del ámbito territorial o el organismo, un mismo puesto tenga características diferentes.

Condiciones Económicas

Dependiendo de cada comunidad, el salario puede variar y aquí entran en juego los complementos de destino, que dependen del lugar en que te encuentres, el nivel, puesto, distancia del domicilio, etc. Muy conocidos son los complementos que perciben los funcionarios en las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, así como en ambos archipiélagos.

Condiciones Laborales

Nos encontramos ante el mismo hecho, y es que la carga de trabajo dependerá en gran medida del ámbito territorial y del lugar en que lo desempeñemos.