Consejos para que el estudio sea más efectivo

Consejos para que el estudio sea más efectivo

¿Sabes cómo pueden ayudarte las guías de estudio o autoestudio? Desde nuestro Centro de Estudios GESI te las recomendamos 100%, ya que son un instrumento muy útil para repasar, profundizar y conectar todo el contenido que hayamos estudiado.

Este tipo de herramienta no es una de las más conocidas seguramente en el mundo opositor, ya que cuando comenzamos a estudiar nos enseñan a ver cada tema del programa como algo totalmente individual. Además, las guías de estudio tradicionales están pensadas para que se hagan tema a tema, lo cual en nuestro caso carece de sentido.

Por ello, hoy aprovechamos este post para enseñarte a elaborar tu propia guía de estudios.

¿Qué es una guía de estudio?

La guía de estudio es un cuaderno donde indicamos qué hacer con los temas, cómo relacionarlos y qué objetivo hay que cumplir con cada uno de ellos. Ahí está condensada toda la información que nos interesa sobre ciertos temas de la oposición.

Este tipo de herramientas es especialmente útil si decides organizar el temario mediante el sistema de bloques. Así podrás tener una guía para cada uno de ellos, relacionando y comprendiendo el contenido tanto individual, como globalmente.

¿Qué incluye una guía de estudios?

Por regla general, una guía de estudios se compone, además de los temas en cuestión, de todos aquellos elementos que hayamos hecho para facilitar su estudio. Es decir, también contiene los resúmenes, esquemas, o mapas conceptuales.

Por otro lado, algo importante que podemos incluir y que resulta muy útil, es una batería de preguntas que nos ayuden a reflexionar sobre lo estudiado, y sobre si hemos logrado nuestro objetivo de aprendizaje. Así, por ejemplo, tendríamos:

  • El tema: donde están incluidos todos temas de estudio, con las ideas principales y secundarias.
  • Resumen: el resumen es la segunda parte de la guía de estudio, donde está condensado lo más importante del tema.
  • Batería de preguntas: basándonos en las ideas claves que hemos extraído del tema y que, por tanto, hemos reflejado en el resumen, crearemos una batería de preguntas.
    Éstas, pueden tratar bien del contenido del tema, o de cuestiones que te hayan surgido durante su estudio: si está relacionado con otro tema, qué dice esa normativa, cuál fue ese hecho determinante al que se hace referencia, etc.
  • Mapas conceptuales y esquemas: con los que ampliamos y fijamos todo lo aprendido anteriormente: tanto el estudio del tema, como la reflexión llevada a cabo con la batería de preguntas.

Terminada la guía de estudio, ésta se convierte en el mejor y más completo instrumento que tendrás para hacer tus repasos.

Recuerda que para que una guía de estudios sea efectiva, es necesario que todos los materiales sean tuyos, basados en tu organización, tu forma de entender y de estudiar.

Recommended Posts